¿Contratar un seguro de hogar o instalar una alarma en tu vivienda?

By 16 junio, 2021Noticias

Una de las coberturas más apreciadas del seguro del hogar tiene que ver con la protección que ofrece si somos víctimas de un robo en casa. Lo habitual es que la póliza cubra los daños en caso de asalto con violencia. La compañía nos indemnizará por los daños que hayan ocasionado los ladrones para entrar en la vivienda. Si nuestro seguro incluye el contenido, también nos repondrá el valor de los objetos robados que estén asegurados.

¿Qué pasa en los casos de hurto? Es decir, si los intrusos no se han visto obligados a forzar la puerta o romper una ventana, por ejemplo, para entrar en nuestra casa y apropiarse de lo que no era suyo. En esos casos, algunos seguros también acudirán en nuestra ayuda, aunque no es lo habitual. Deberemos consultar el condicionado general de la póliza para saber si estamos o no cubiertos en caso de hurto. Aunque, lo más operativo es preguntar a nuestro mediador de seguros de confianza y lo más sensato es atender a sus consejos en el momento de la contratación del seguro o de su renovación.

En ese lance, al margen de las coberturas, nos preocupará también el precio. Una manera de reducir el coste es estar menos protegidos, pero esa es una decisión delicada cuando los que queremos es tener los riesgos cubiertos. Una alternativa en el caso del seguro del hogar es contratar una alarma que, además de actuar como un repelente para los ladrones, reducirá la prima que nos cobra la aseguradora.

No todas las alarmas sirven para reducir el precio del seguro

En el mercado encontraremos diferentes tipos de sistemas de alarma y no todos son aceptados por las compañías como un argumento para reducir la prima. Las aseguradoras fijan sus propias condiciones y rechazan hacer una rebaja si la alarma es solo disuasoria y no está conectada a un servicio de vigilancia que active un protocolo de actuación en caso de que los ladrones entren en la casa.

Este tipo de alarmas son, básicamente, un juego de apariencias por el que se activa una sirena o se encienden las luces cuando detecta la presencia de intrusos. Sin embargo, todo se queda ahí. Hay que confiar que el ruido haga que los ladrones desistan de su interés por seguir con su tarea. O, qué alertado por la sirena, los vecinos avisen a la policía. Las aseguradoras, por regla general, consideran que este tipo de alarmas no son una repuesta eficiente ante un robo y que, por lo tanto, no reducen el riesgo lo suficiente como para rebajar el precio del seguro.

En cambio, las alarmas conectadas con la policía o con un servicio de vigilancia si que merecen esa rebaja en la prima en la mayoría de los casos. Este es un tipo de producto que ofrecen varias empresas de seguridad, aunque con matices y diferencias en cada caso. Lo que todos tienen en común es que cuando detectan la presencia de intrusos se genera una alerta que acaba llegando en cuestión de pocos segundos llegando a la policía y al servicio de vigilancia privada.

No obstante, es muy importante que tengamos en cuenta que tener una alarma además de aumentar la seguridad de nuestra vivienda y rebajar la prima de nuestro seguro de hogar también nos compromete si tenemos la mala suerte de que entran los ladrones en casa y no hemos olvidado de activar la alarma. Muchos seguros del hogar consideran este olvido como una negligencia y pueden negarse a indemnizarnos. Lo mismo sucede si, a pesar de haber conectado la alarma, se produce algún fallo técnico y no alerta a las fuerzas de seguridad. No todas las pólizas igual ante estas circunstancias, de nuevo el asesoramiento de nuestro agente o corredor de seguros nos ayudará a conocer la realidad del seguro que tenemos contratado.