¿Cuándo debería contratar un seguro de vida?

By 25 mayo, 2021Noticias

La esperanza de vida de los españoles está en torno a los 80 años, un par de años más para las mujeres y algo menos para los hombres. Todos queremos vivir lo mejor posible, en las mejores condiciones y, si faltamos, asegurar el bienestar de los nuestros mediante productos como los seguros de vida, que los protejan y les ayuden a sobrellevar la pérdida. Pero ¿cuál es la edad máxima para contratar un seguro de vida?

A partir de los 30 años, cuando comenzamos a tener trabajos estables, cargas hipotecarias y, sobre todo, descendencia, comenzamos a plantearnos ciertas cosas que hasta ese momento habíamos pasado un poco por alto. Es entonces cuando comenzamos a valorar la contratación de un seguro de vida. El hecho de proteger a los nuestros está por encima de todo y siempre buscamos las mejores opciones para dejarlos cubiertos en caso de que fallezcamos. El hecho de librarlos de cualquier carga económica y dejarles un pequeño colchón, es el objetivo número uno al contratar un seguro de vida para los padres de familia.

Diversos tipos de seguros de vida

Si nos habéis leído anteriormente, sabréis que existen varias opciones a la hora de contratar un seguro de vida. Algunas entidades bancarias, si bien no pueden por ley obligar al titular de una hipoteca a contratar un seguro de vida con ellos, sí que pueden mejorar las condiciones del préstamo si lo contratas en la misma entidad. Es lo que se conoce como seguro de vida asociado a un préstamo, normalmente la cantidad asegurada es el dinero del préstamo que queda por pagar y el beneficiario es la entidad bancaria.

La otra opción es contratar un seguro de vida con una compañía de seguros, en la que podremos asegurar la cantidad de dinero que queramos y el beneficiario será la persona que designemos, normalmente los herederos legales. La mejor opción: asegurar una cantidad superior a lo que nos quede por pagar del préstamo. De esta manera, en caso de que fallezcamos, nuestros herederos tendrán la tranquilidad de poder disponer del dinero como quieran, por ejemplo, para saldar la deuda con el banco y contar con un dinerillo extra para poder seguir adelante sin tantas preocupaciones.

¿Qué sucede entonces? Que, en la mayoría de las ocasiones, uno de los titulares de la hipoteca, o, a veces, los dos, contratan el seguro de vida con el banco pagando una prima mayor que la que pagarían en una aseguradora.

Por ello, siempre recomendamos hacer bien las cuentas, leer toda la información despacio y decidir con los números sobre la mesa, ya que la opción de contratarlo con una aseguradora suele resultar a la larga más económica a pesar de que el banco nos bonifique la hipoteca, ya que el posible ahorro en los intereses del préstamo lo pagamos con creces en la prima del seguro. Contamos con asesores expertos para ayudarte en tus dudas y que te ayudarán a elegir adecuadamente el tipo de seguro que más se adecúe a ti y a tus necesidades actuales y futuras.

Edad máxima para contratar un seguro de vida

Una vez que hemos hablado a grandes rasgos de los dos tipos de seguros de vida más comunes del mercado vamos con las particularidades, como la edad de contratación.

Como decíamos al principio, en los últimos años la esperanza de vida ha ido en aumento (si no tenemos en cuenta la caída en 2020 debido a los fallecimientos por coronavirus), por lo que las compañías de seguros también se han visto en cierta manera obligadas a aumentar la edad límite de contratación de sus pólizas de vida. Además, cada vez resulta más normal que personas de una avanzada edad tengan una hipoteca y quieran contar con un seguro ante los préstamos adquiridos.

A pesar de ello, las aseguradoras no tienen un criterio común a la hora de establecer un límite al respecto. La edad límite de contratación de un seguro de vida difiere de unas compañías a otras, si bien la mayoría de ellas la establecen en la edad de jubilación.

Ahora bien, lo que va variando según cumplimos años son las coberturas. No serán las mismas las de una póliza contratada a los 50 años que la de una hecha a los 63. Si en alguna otra compañía se pudiera contratar un seguro de vida a una edad más avanzada que la de jubilación, podría ser que dejaran atrás coberturas como la de accidentes o invalidez que sí incluyen las pólizas destinadas a personas de menor edad. Y es que es normal que, según avancemos en edad, las compañías de seguros pongan más condiciones para su contratación, disminuyan las coberturas ofrecidas y aumenten también el precio de la prima.

La cantidad de dinero que pagamos por tener un seguro irá ascendiendo a lo largo de los años, ya que el riesgo que asume la compañía de seguros por asegurar nuestra vida también crece según lo hace la edad de su cliente. No es lo mismo asegurar a una persona joven con un riesgo de fallecimiento bajo a hacerlo a una mayor cuyo riesgo de fallecer es, también, mayor.

Por lo tanto, dado que no hay un criterio unánime de las compañías de seguros en torno a la edad límite de contratación de una póliza de vida, lo más recomendable es acudir a tu agente de confianza para que te guíe y recomiende el producto que más se adecúe a tu edad y tus circunstancias. Ponemos a tu disposición a nuestros asesores expertos para ayudarte a elegir adecuadamente el mejor seguro para ti y los tuyos.