Las compañías aseguradoras reciben un gran número de consultas sobre la cobertura por daños generados por las vacunas de la Covid-19

By 18 mayo, 2021Noticias

La incertidumbre que genera en la ciudadanía la seguridad sobre algunas vacunas ha llegado hasta los profesionales de la distribución de seguros. Desde principios de marzo, el proceso de inmunización contra el Covid-19 ha disparado las consultas sobre contratación de pólizas de seguro que cubran los posibles efectos negativos de la vacuna.

Los representantes de la mediación de seguros consideran que este aumento se debe a las presuntas secuelas que están teniendo algunas inoculaciones en determinadas personas y que ha llevado a varios países de Europa a restringir su aplicación o detenerla total o parcialmente. Ayer mismo, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas pactaron suspender de manera temporal la vacunación con Astra-Zeneca en menores de 60 años tras el informe final de la Agencia Europea del Medicamento, que ha reconocido formalmente la relación entre la fórmula anglo-sueca y los casos de trombo inusuales.

En estos momentos, pese a la exclusión general ante los supuestos de pandemia, muchas aseguradoras están cubriendo contingencias propias y derivadas del Covid-19, sin estar obligadas. Esta situación genera algunas incongruencias. Fuentes del Consejo General de Mediadores, que aglutina a los colegios provinciales de agentes y corredores de seguros de todo el país, aseguran que “aunque las compañías están haciendo un buen trabajo, la cobertura no esta generalizada todavía y existe una gran disparidad de criterios entre las diferentes empresas.”

Las Comunidades Autónomas donde se produce un mayor número de consultas son Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana, siendo la franja de edad comprendida entre 50 y 65 años, los más preocupados con esta situación.

Para el Consejo General, no cabe duda de que “la información contradictoria sobre las vacunas está provocando una situación de incertidumbre que, unida al temor sobre el impacto de la pandemia en el sistema de sanidad público, ha hecho aumentar exponencialmente la contratación de pólizas de salud”.

Debido a la celeridad del proceso de investigación para el desarrollo de la vacuna, las farmacéuticas han manifestado que a largo plazo pueden presentarse efectos desconocidos para la salud y por este motivo solicitaron indemnidad frente a la reparación de los perjuicios que se causen por efectos adversos no identificados, según revela el órgano de representación de los mediadores.

Ante esta situación, y para evitar que los ciudadanos europeos se quedaran sin vacuna, el Parlamento Europeo decidió asumir la reparación de estos posibles daños si llegaran a producirse algún día.

En febrero pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) firmó un acuerdo, en nombre del Mecanismo COVAX, para poner en marcha un programa de indemnización dirigido a 92 países de economía baja y mediana.

Este programa es el primer y único mecanismo de indemnización por lesiones debidas a las vacunas que funciona a escala internacional. Ofrece a las personas que cumplan ciertos requisitos, un proceso rápido para ser indemnizadas por consecuencias adversas graves relacionadas con las vacunas distribuidas por COVAX hasta el 30 de junio de 2022.

Al ofrecer una suma fija de indemnización sin culpa para la solución completa y definitiva de toda reclamación, “el Programa de COVAX busca reducir considerablemente la necesidad de recurrir a los tribunales, un proceso que puede ser largo y costoso”, explican los mediadores.