Mindfulness en la conducción

By 30 abril, 2020Noticias
Mindfulness-en-la-conduccion

Practicar el mindfulness a la hora de conducir puede ser una gran idea. Centrarnos en el presente olvidando cualquier preocupación puede ayudarnos a evitar que se produzcan distracciones e incidentes al volante.

La enfermedad en alza que nos está afectando a nivel mundial es el estrés. Tendemos a darle demasiadas vueltas a las cosas, siendo incapaces de dejar de lado nuestras preocupaciones la mayor parte del tiempo. El estrés y la fatiga que esto genera influye en nuestra conducción aumentando las probabilidades de causar un accidente.

¿Cómo librarnos de nuestras preocupaciones al volante?
Vivimos conectados a la red que constantemente nos sobrecarga de información con todo tipo de contenidos. Una mundo basado en la inmediatez que ocasiona que nuestro cuerpo y mente vaya a la misma velocidad en la que lo hace la sociedad. Las presiones y los nuevos proyectos en el trabajo también nos agobian y llenan de preocupaciones.

El mindfulness se fundamenta en el aquí y el ahora, en dirigir la atención plena y consciente al presente. Mediante su práctica es posible dejar de lado cualquier pensamiento y centrarse en lo que se está haciendo, en este caso conducir, y, además, disfrutar de ello. Pondremos los cinco sentidos en conducir con seguridad, de manera eficiente, cuidando el consumo y sacando el máximo partido de nuestro vehículo. Haz de tu vehículo un espacio en el que puedas encontrarte contigo mismo, liberándote de las preocupaciones.

Ponerlo en práctica
Antes de poner en marcha el motor te recomendamos dedicar al menos 30 segundos en sentarte y respirar, comprobar la visibilidad de los espejos, adecuar tu postura despojándote de la ropa y complementos que te hagan sentir incómodo y asegurarte de tener el móvil conectado al bluetooth, en un lugar en el que no se caiga ni se mueva.

Después de esto ya puedes alzar la vista. Un conductor mindfulness controla siempre quién hay detrás y qué hay delante, su objetivo es dejar fluir el coche y no conseguir colarse en ese hueco que ha dejado otro conductor.

Puedes poner en práctica el mindfulness en cualquier momento: al llevar a los niños al colegio, al ir a hacer la compra, mientras vas a tu puesto de trabajo o en cualquier viaje en carretera.